Sunday , January 21 2018
Home / Bible / LDP0020: Conocer la voz de Dios, es evitar ser engañado

LDP0020: Conocer la voz de Dios, es evitar ser engañado

2º de Crónicas 18

5 Entonces el rey de Israel reunió a cuatrocientos profetas, y les preguntó: ¿Iremos a la guerra contra Ramot de Galaad, o me estaré quieto? Y ellos dijeron: Sube, porque Dios los entregará en manos del rey
6 Pero Josafat dijo: ¿Hay aún aquí algún profeta de Jehová, para que por medio de él preguntemos?

Comentario

Jesus dijo Juan 10:27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen; Hay un conocimiento mutuo entre las ovejas y su pastor. Las ovejas oyen y reconocen la voz de su pastor y le siguen y el pastor conoce sus ovejas. Un seguidor de Dios conoce igualmente la palabra de Dios y la voz de Dios de manera que no será engañado jamás, un incrédulo sin embargo puede ser engañado fácilmente por que desconoce la voz de Dios. De hecho, Dios permite y deja que el impío crea que es su voz hablando cuando no lo es, ya que no han creído a la verdad Dios permite que crean la mentira. Josafat era un siervo de Dios, pese a que hizo mal en ayudar a Acab un hacedor de maldad (2 Crónicas 19:2). A Dios no le agrado que Josafat se mezclara con un malhechor como lo era Acab. Tan malo era Acab que le tendió una trampa a su “aliado” Josafat diciéndole que se vistiera de ropas reales en la batalla mientras él se disfrazaba (2 crónicas 18:29) con el fin, obviamente, de que si matasen a alguien fuese a Josafat y no a él, Dios sin embargo fue propicio y le salvo la vida a Josafat y Acab perdió la suya.

Lo que sucede antes de ir a la guerra es lo interesante. Acab manda a llamar a sus profetas personales aquellos que dirían lo que él quiere oír no necesariamente lo que Dios le dice. ¿Cuantos de nosotros hacemos lo mismo hoy día, escuchando de predicadores y maestros falsedades que son deliciosas al oído pero que carecen de verdad? Todo cristiano debe conocer la voz de Dios de manera que a la primera palabra que no proviene de las escrituras podemos darnos cuenta. Primeramente, la voz de Dios no cambia. Es la misma ayer hoy y siempre, de manera que si algo era pecado hace 100 años no podemos aceptar ninguna voz que ahora niegue que sea pecado. Estos profetas de Acab aseguraban una victoria contundente (verso 5) sin embargo Josafat que conocía la voz de Dios pues le escuchaba constantemente y le obedecía, completamente rehusó estas palabras. En el verso 6 Josafat pregunta por un profeta de Jehová dando a entender que sabía que esos no eran profetas de Dios.

Josafat sin dudas sabía quién era Acab, conocía su proceder y sabía que un hombre como el no obedecería ni tendría verdaderos profetas de Dios. Este es el mismo Acab que persiguió los profetas de Dios entre los cuales estaba Elías. El verdadero profeta de Dios, Micaias, muestra una escena que Dios le permitió ver en el ámbito espiritual (al igual que el profeta Daniel), Micaias nos da un vistazo a lo que ocurre en el mundo espiritual y como suceden ciertas cosas, de hecho, estos versos nos muestran cómo es que Dios “engaña” a los falso profetas (Ezequiel 14:9). En la visión Micaias observa que un demonio le pide permiso a Dios para ser espíritu de mentira en la boca de los profetas falsos, debido a que estos hombres no son temerosos de Dios ni le sirven Dios lo permite, y debido a que desconocen la voz de Dios son engañados. De manera que cuando Sedequias uno de los profetas de Acab abofetea a Micaias y le pregunta que cuando se fuente espíritu de él y se pasó a Micaias, Sedequias está siendo sincero en realidad cree que está hablando la verdad no sabiendo que está siendo engañado, no por Dios sino por un demonio con el permiso de Dios. El que conoce la voz de Dios y su palabra no será engañado, aun cuando el que predique o enseñe este dando una palabra “buenas” y deseables a nuestros oídos, porque tanto el Espíritu de Dios nos revelara la verdad como el conocimiento de la biblia nos demostrara la falsedad del que habla.

Robert Pool

Check Also

LPD0059: Predicar

Mateo 4 17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el …