Sunday , January 21 2018
Home / Bible / La Palabra Diara (LPD) / LPD0057: El amor de Dios

LPD0057: El amor de Dios

Romanos 8

38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

Comentario

El amor de Dios es incomparable, de hecho decir “el amor de” es errado ya que da una idea de que Dios posee amor cuando en realidad el ES amor,  1º de Juan 4:8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. Poseer amor y ser amor es diferente ya que la idea de poseer también conlleva la idea de que se puede agotar o que también hay espacio para otra cosa, mientras que Dios siendo amor es si la esencia, y la personificación del amor. Juan quedo anonadado ante esta revelación 1º de Juan 3:1 Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él. Pablo de igual manera quedo sorprendido al experimentar el amor de Dios Efesios 3:18 seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, 19 y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios. Medidas no podían explicar a cabalidad el gran amor de Cristo de manera que Pablo se limita a decir que este amor excede todo conocimiento, es decir era imposible comprender o entender la grandeza y a la vez la realidad del amor de Dios. Un amor inigualable que no puede ser entendido, igualado ni comparado es el amor con que Dios nos ama.

La parábola del samaritano es mal interpretada, comúnmente se cree que porque el samaritano vendo, ayudo y curo por completo al herido y aun pago por alojamiento él es que amaba al prójimo como a sí mismo, y es cierto, pero debemos de entender que esto es una parábola, no un caso real y esta es la realidad: ¡nadie ama como el samaritano! Es decir nadie ama a su prójimo como a sí mismo.  Esta parábola era para hacer entender al “abogado” interprete de la ley que el necesitaba misericordia, que él no podía cumplir a cabalidad la ley ( pues el que ama a su prójimo como así mismo cumplió la ley Gálatas 5:14) y nadie jamás cumplió la ley, por lo que Jesus fue enviado bajo la ley y el cumplió la ley para que nosotros los que hemos creído en él, seamos también cumplidores de la ley pero solo en el no fuera de él, por lo tanto este hombre necesitaba a Jesus. Jesus sí amo a su prójimo como a sí mismo, en realidad es el único en la historia de la humanidad que ha hecho esto. La sorpresa expresada por Pablo y Juan proviene de no solo conocer quiénes somos, viles, y malos mortales, pero también de entender quién es Dios, supremo, omnipotente, eterno único. ¡Cómo es posible que Dios pensara en nosotros, pero aún más se relacionara con nosotros, pero aún más muriera por nosotros! Esto es lo inconcebible.

Quien jamás establece una relación con una hormiga? ¿O cuando esta le pica no la mata de inmediato sin pensarlo dos veces, pero aún mas quien moriría por una hormiga? Esta comparación no es para nada ridícula al contrario favorece a la hormiga pues nosotros no creamos la hormiga para tomar libertad de matarla, Dios nos creó a ambos está en su potestad hacer lo que desee. Sin embargo a que Dios nos creó, y tiene todo derecho de y potestad para matarnos, no lo hace, aun cuando le “picamos” (pecando) el con todo muestra su misericordia y amor. Muchas personas andan como si Dios fuese un terror, pensando que de momento al menor error Dios les destruirá. Ahora bien, en ningún momento debemos de dejar de ser temerosos de Dios, el temor de Dios es aborrecer el pecado (proverbios 8:13) de manera que debemos de ser recíprocos en amar a Dios y no cometer pecado, pero creer que destrucción y castigo es inminente es desconocer el amor de Dios. De hecho, si Dios nos fuese a destruir por nuestros pecados y males que cometemos aun siendo cristianos ya hubiésemos sido consumidos. El amor descrito en Romanos 9 es tomado indebidamente por muchos. A veces se cree que somos nosotros lo que no dejaremos que ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni potestades ni lo presente ni lo por venir quitara nuestro amor por Dios, esto no es así, sino que se refiere a que ningunas de estas cosas podrá separarnos de SU amor, es el quien no permitirá que nada nos aparte de él. De manera que el creador del universo inexplicablemente nos ama con amor inexplicable

Check Also

LPD0059: Predicar

Mateo 4 17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el …